Psycho tip#3: el poder de la aceptación

IMG_5850
©foto: Paula Betancourt

Es un principio clave del desarrollo personal útil en todas las circunstancias y en particular frente a las situaciones más críticas (duelo, enfermedades, rupturas, etc.)

La aceptación es a menudo mal entendida, porque para muchas personas denota una resignación limitante cuando en realidad se trata de una herramienta valiosa para navegar por el gran viaje que es nuestra vida.

Su utilidad:

-Ponernos en adecuación con la realidad, con lo que es.

-Darnos una sensación de ligereza y de paz mediante la dilución de nuestra resistencia especialmente hacia lo que no puede ser cambiado.

-Permitirnos considerar con calma lo que queremos hacer de esta realidad o a partir de ella.

¿Por qué es un esfuerzo para muchos:

Debido a nuestro sistema económico y social y por la educación que la mayoría de nosotros hemos recibido que tiende a que nos centremos en la previsión, el control y la iniciativa personal.

Algunos ejercicios en diversos ámbitos que promueven la aceptación global:

-Vaya a un parque cerca de su casa con un lápiz y un papel (es importante que escriba a mano), y haga una lista de 3 cosas que vive actualmente, pero que le disgustan y no logra o no puede cambiar.

Recójase en medio de la naturaleza, conéctese con la paz y la aceptación de las leyes de la vida que surgen de su estado de contemplación y piense en su lista dejandose poco a poco aliviar .

Luego haga una lista de tres situaciones en su vida que le molestaron o desagradaron, pero que luego resultaron ser positivas para usted y que le hayan abierto nuevos caminos, recuérdese bien del resultado positivo de estas situaciones y alégrese de los desvíos inesperados que toma la vida.

-Por lo menos una vez a la semana ejérzase a admitir sus limitaciones o incertidumbres en público tomando conciencia de que tiene el derecho de no controlarlo todo en su vida.

-Por lo menos dos veces a la semana déjese llevar  por las propuestas o iniciativas de los demás, sin pretender imponer sus puntos de vista por ejemplo a propósito del lugar de almuerzo, de la selección del menú, de la hora de la cita, etc.

-Cuando hable con otras personas ejérzase a escucharlas concentrado sin pensar al mismo tiempo en lo que les va a responder o a preguntar una vez que hayan terminado de hablar y trate de ponerse en la óptica de sus interlocutores, tratando de ser totalmente abierto a una nueva perspectiva o a nuevas sensaciones que no había considerado anteriormente.

 

 

 

Publicités